Desmitificando la felicidad

Desmitificando la felicidadFELICIDAD. Una palabra que me produce sentimientos encontrados.

Por un lado, me siento identificada con esa “búsqueda de la felicidad”, esa sensación que todos hemos experimentado al sentirnos bien con nosotros mismos. Por otro lado, aparecen en mi cabeza millones de mensajes de optimismo, sonrisas superficiales, productos que consumir para “ser más feliz”… Y todo ello junto a una gran sensación de rechazo. ¿Soy única en mi especie o a ti también te pasa?

Es toda esta “superfelicidad” (o mejor dicho superficialidad: esa obligación por mostrar a los demás que todo va requetebien, como si eso fuese la felicidad) la que hace que deteste esta palabra. Que renuncie a ella, al verse manchada por el patrón que venden las empresas, las películas, los bloggers, las redes sociales… En este debate entre el sí y el no, finalmente he optado por el “Sí, quiero” (usarla). Y no solo eso, además te propongo algo diferente!!

Después de un tiempo pensando en los pros y contras de usar la palabra felicidad como uno de los temas centrales en el blog, ha sido el tomar conciencia del concepto que se esconde detrás de ella en los últimos tiempos, lo que me ha llevado sin dudarlo a usarla pero de un modo diferente. Usarla para salvarla, para no dejarla en manos del mejor postor. Para que juntos la desmitifiquemos. Nos pongamos manos a la obra y tiremos falsos mitos sobre la “felicidad”. Mitos que en el fondo todos sabemos irreales, pero que un anhelo dentro de nosotros y millonadas de marketing fuera de nosotros nos llevan a buscar un modelo de felicidad inexistente y frustrante tal y como nos lo venden.

Te animo a repensarla, a volver a darle un significado. Pero esta vez un significado verdadero y no preconcebido. Sé que te sonará asqueroso, pero lo que te propongo es que dejemos de consumir comida ya masticada por otros, simplemente porque resulta de fácil digestión. Perdonad tal asquerosidad, pero es así como lo siento. Consumimos patrones de “felicidad” muy bien mascaditos y predigeridos, con el único objetivo de que resulten fácilmente consumibles.

Es decir, he traído la felicidad al blog, no para subirme a la ola de “Soy feliz, sigue mis 5 pasos (Por cierto, ¿te he dicho lo que molo?)”; sino para que entre nosotros, “mortales infelices”, la desmigajemos y veamos con qué partes nos quedamos y con cuáles no. Hacer de la felicidad algo nuestro, sacando de nuestra cabeza lo que años de publicidad y (neuro)marketing han incrustado en ella. Basándonos en nuestras experiencias del día a día, en aquellas cosas que realmente nos hacen sentir plenos y a gusto con nosotros mismos. Un significado de felicidad que nos haga más libres de imperativos sociales y más congruentes con nuestros valores vitales, nuestro estilo de vida natural.

Síííí!!! Lo reconozco, hasta el moño, como persona y como profesional, de que #FelizLunes sea el mayor atisbo de intervención social hacia la felicidad. Por eso te propongo que juntos reconstruyamos su significado, tan casposo y desgastado en la actualiadad, #DesmitificandolaFelicidad.

¿Qué es y qué no es para ti la felicidad?

Si te da corte, me lanzo yo…

“Fingir una sonrisa cuando no la sientes y no la necesitas, no es ser feliz. A eso yo lo llamo hacer creer a los demás que “eres feliz”. Y simplemente te hace esclavo. Para mí ser feliz está más relacionado con permitirse ser feliz y no con obligarse a ser feliz. Permitirse ser feliz, que pasa por estar en contacto con nuestras emociones sean como sean. Aceptar estar alegres cuando te sientes alegre y permitirte estar triste cuando lo estás y por tanto lo necesitas. Porque ser feliz va más allá de una simple emoción como es la alegría o una acción como es el sonreír. Ese reduccionsimo se traduce en negarnos el resto del tiempo, luchar contra aquello que sentimos, y solo crea malestar. La felicidad lo acoge todo y ofrece una serenidad como resultado de estar a gusto con las emociones, con uno mismo, con la vida.”

Bueno esto es solo un adelanto de un conjunto de artículos que ya tengo en el tintero, preparados para desmitificar la felicidad en las próximas semanas.

Pero ahora te toca a ti, ¿te animas a compartir qué es y qué no es felicidad?

Psicóloga de profesión, viajera de vocación y soñadora por defecto. Experta en Mindfulness e Inteligencia emocional. Me dedico al ámbito del bienestar y el desarrollo personal, promoviendo un estilo de vida, basado en la evidencia científica, que nos ayude a sentirnos en equilibrio.

4 pensamientos en “Desmitificando la felicidad

  1. Beatriz

    Creo q la felicidad tiene mucho q ver con disfrutar las pequeñas cosas del día a día así como asumir los problemas cuando aparecen… 😉

    Responder
    1. ireneplata Autor

      Gracias por compartirlo con todos! Creo que la clave está en explícitas patrones que están presentes en nuestro modo de interpretar todo aquello que nos sucede en la vida, especialmente las emociones. Y sin lugar a dudas la atención a las cosas cotidianas al igual que la aceptación son claves en nuestra sensación de felicidad!!

      Responder
  2. C.C.M

    Me ha encantado el artículo.
    Nos confunde quizás pensar en la felicidad como emoción.
    Pero la felicidad no es más que un estado. Actitud ante la vida.
    Es el ir llenando ese vacío que angustia.
    Es aceptar la muerte como compañera. Disfrutar de las emociones como aliadas.
    Vivir desde la calma.
    Aprender a llenarnos de ahoras.
    Cada uno encuentra su propia felicidad en su camino. Si es que la debe encontrar…

    Responder
    1. Irene Plata Autor

      Sí Roberta, com bien dices cada uno encuentra su propia felicidad, su propio camino… Incluso el tratar de transitarlo es una opción personal. Pero es importante desmitificarlo porque nos confunden de camino cuando lo estandarizan y comercializan con él. Eso solo lleva a una mayor frustración, frustración en la que cada día caemos más por perder el foco de las cosas importantes y coherentes con origen evolutivo.

      Mil gracias por dejar tu huellita en el blog. Ya sabes que estás en tu casa 😀

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *